jueves, 22 de enero de 2015

"EL HOLOCAUSTO DE FAUSTO"



(Tengo un gran amigo que me dobla en todo, en edad, corazón, alma, sabiduría,
que me regala siempre a su modo fuerza, lealtad, valor y hasta me sirve de guía
Junto a él, sus dos hijos y su mujer, he pasado estos últimos doce días
He aquí el motivo de mi ausencia. Gracias por vuestra paciencia)  



Comenzó este pastel
cuando te visité aquella mañana
y para desayunar
no te podías levantar
te clavaste en la almohada
y como no está sana
nuestra sanidad
Esto no es una urgencia
vuelvan a casa, tengan paciencia
Tu cuerpo mal trecho
no estaba para un ingreso
no quisieron darte una cama
Transformando en pesadilla tus sueños
nos vimos durante la noche
en otra ambulancia mientras su chofer
oía el derbi madrileño

Hombre de armadura castellana
tú nombre está en la mesa redonda
de Espinosa de los Caballeros
Desde Mallorca a Tijuana
siempre fuiste tesorero
de tus palabras canas
Defensor de Ávila y sus murallas
pescador con agallas
de la bahía gaditana
Pero un mal día quisiste navegar
por el túnel pre celestial
dijiste apagarme los focos
que no veo con claridad
y casi te vuelves loco
pensando si entrar o regresar

Mira si eres bueno
que querías montar otra central
de telefonía en el cielo 
para que nos pudiéramos comunicar
No entendías que te pasaba
una caprichosa enfermedad
te estaba jugando una mala pasada
haciéndote pecar
de incontinencia mental
pero ahí seguía, por si me necesitabas
de guardia en mi garita
preparado con fusil y orinal
bendito, maldito hospital
Siempre pusiste las cosas claritas
y enseñaste a toda bata que se acercase
los tatuajes de tus dos cáncer

Santa Rita lo que se da no se quita,
la rúbrica de tus tres operaciones
y el pasaporte, entrada sin coste
a quimio y radio durante mil sesiones
Así que doctor usted sea sincero
no diga que me voy a curar
y relléneme los goteros
de caviar y champan
que me los acabo entero
por si mañana no me levanto de verdad
Pero yo amigo y enfermero
querido compañero
no dejaré que vuelvas a manchar
las sabanas con tus aguaceros
Fausto contigo hasta el holocausto
que tu joven y mi viejo
aún tienen que dar…
…mucho, mucho juego